Un ménsula, una rampa, unas normativas, un aeropuerto y un rato sin nada que hacer

Hace unos días esperaba el autobús de Vitoria en la T4 de Barajas.  La espera se hace junto a un residuo del emblemático proyecto. Me resultaron muy graciosos todos los detalles. Es lo que tienen las largas esperas, que dan para pensar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *